Make your own free website on Tripod.com


Castillo de Montsoriu

Se encuentra al sudeste de Arbúcies, en una colina a 650 metros de altitud, que separa las aguas del arroyo de Breda del de Arbúcies. En estos bosques y dentro del castillo, se esconden numerosas historias y leyendas.
Una antigua tradición dice que un general francés llamado Maus se perdió por estos bosques después de una batalla; llegó arriba de la colina y encendió una gran hoguera, vista por su criado, que fue a buscarlo. El general mandó construir un castillo; El castillo de Mausoriu.
Por San Juan se dice que en el castillo de Montsoriu, mientras suenan las doce campanadas del reloj de Breda, se abre la cámara del tesoro.
En las noches de luna clara, se proyectaba la sombra de la Reina Guilleuma (Guillema de Montcada) y sus criadas colgaban la ropa, cantaban y tocaban música. Para que los vecinos de la población de Breda estuvieran tranquilos, el obispo de Breda fue a asustarlas y todas saltaron como si volasen del "Turó de Montcau" al "Gorg Negre", una hoya siniestra, de misteriosas aguas y leyendas.
Hacia Poniente hay una piedra muy grande y llana que se llama "Seia de la Bruixa". Este nombre se debe al hecho que una bruja que huyó del castillo se sentó en ella antes de seguir su trayecto hacia el "Gorg Negre" de Gualba, dejó la huella de dos nalgas y cuatro huellas: una de mujer, una de caballo, una de buey y una de perro. Estas marcas son las cuatro transformaciones que podía hacer la bruja (A-1780). El Señor de Montsoriu se servía de ellas y a cambio dejaba que permanecieran libremente por su territorio.
En la noche de San Juan, en el mismo instante de sonar las doce de la noche, en la torre más alta del castillo sale una Dama medio desnuda con la cabellera extendida, lleva una linterna en una mano y un cuerno grande en la otra. Hace sonar el cuerno, que se oye por los alrededores y pasados unos instantes suena otro tocado por un caballero, que se presenta por el "Coll Castellar" encima de un caballo negro que escupe fuego por la boca. Se dirige hacia el castillo, donde la Dama monta el caballo antes que suene la última campanada de las doce; hasta dentro de un año que se vuelve a repetir la escena. El ruido de los cuernos siempre ha sido oído por la gente de los pueblos de las Guilleries.

Enrera

lapida.gif (6077 bytes)